El grupo de Predeporte buceando en el Acuario de Zaragoza

La semana pasada acudimos con varios de los integrantes del grupo de Predeporte al Acuario de Zaragoza. Todos los años finalizamos el ciclo de actividades con una última en la que participan los padres, de esta manera podemos pasar un rato juntos y despedir el curso escolar. Unos años vamos con las piraguas, otros montamos en bici y este año se nos ocurrió lo de bucear entre peces. Y es que tenemos que convencernos de que podemos afrontar muchas más cosas de las que creemos imposibles por nuestra condición visual.

Como a lo largo de todos estos cursos, el programa de actividades complementarias que organizamos en Aragón ha tenido una amplia oferta abarcando todas las edades desde: el Taller de juego para los niños de Educación Infantil; el grupo de Jugando con las TIC para alumnos del primer ciclo de Educación Primaria; las sesiones de Predeporte para segundo y tercer ciclo de Educación Primaria; o el Aula de Naturaleza para chavales que finalizan Primaria y empiezan Secundaria. También tenemos un grupo de mecanografía y unos cuantos deportistas que practican Judo, Natación y, Atletismo y Goalball con los más mayores. Además organizamos nuestro fin de semana de Invierno para hacer Esquí de Fondo y el Campamento de Verano, que siempre son un bonito colofón lleno de experiencias y de divertimento.

En Predeporte hemos entrenado habilidades y competencias propias del movimiento y de los juegos deportivos. Desde correr, saltar, botar, perseguir, practicar el equilibrio y muchas más. Y hemos ensayado juegos de los habituales en la escuela para después ser más eficaces. Nos ha gustado contar con la ayuda de padres que han participado en algunas de las sesiones como un monitor más.

En el Acuario nos recibieron Jesús y Víctor, que iban a estar con nosotros para acompañarnos durante la inmersión y la visita y, además nos grabaron en video con un equipo de esos que se pueden mojar. También vino Andrés, que es nuestro monitor de natación y tanta experiencia tiene con nosotros para ayudar a vencer temores y dar confianza.

Saludamos a los peces frente a la primera de las ventanas de cristal del tanque de agua donde nos íbamos a meter. La presencia de los Arapaimas con tres metros de longitud es, como poco, sobrecogedora. Y no os decimos nada del pez gato que a simple vista es igual que un tiburón, entonces es cuando descubres que el sudor frío sube desde “abajo” hasta la nuca. Pero vaya, que hemos venido a eso, ¿no? Pues al lío.

Seguimos a Jesús por la trastienda del Acuario hasta la habitación de los buceadores. Allí nos pusimos los trajes de neopreno, y anda que no cuesta ni nada ajustar ese tejido al cuerpo y, ¡vaya calor que hacía! 

Ya fuera, subimos a lo alto del tanque donde nos pertrechamos con los chalecos de flotabilidad, aletas, gafas de inmersión y tubos de esnórquel para respirar. Yo creo que como todo fue rápido y ágil no nos dio tiempo a pensar demasiado y a lo que nos dimos cuenta, el primer grupo con Yéremi, Diana y Alba ya estaban flotando. Paula y Jara quedaron ansiosas por empezar su turno.

Entrar es lo más estresante. La ropa de neopreno, el chaleco de seguridad y la presión de las gafas, te hacen sentir muy torpe y crees que no lo vas a poder conseguir, pero, al momento estás flotando y Jesús, Víctor, Andrés o Luis te llevan de la mano y no paran de decirte cosas para ir cogiendo confianza. Al poco ya has metido la cabeza debajo del agua y notas como todo suena diferente. La voz de nuestros monitores cambia por el sonido de la respiración en su tránsito por el tubo. Te tienes que acostumbrar a eso, y empiezas a pensar en ti, en que puedes hacerlo y en que es una sensación muy disfrutona. El cuerpo se adapta y el traje es confortable, el chaleco te permite olvidarte de flotar y cuando ya puedes respirar con un poco de ritmo y no necesitas escuchar a tu monitor, ves que debajo de ti hay un mundo submarino donde los peces se acercan curiosos y temerosos, y grandes, muy grandes. Su silueta enorme es abrumadora y sin embargo te acostumbras a ella fácilmente. Es momento de disfrutar. Detrás de los cristales los padres que vinieron seguían nuestras evoluciones y nos saludaban con la mano. ¿Qué estarían pensando?

Los gestos de niños y mayores al salir reflejan el gustazo que acabábamos de sentir, y es que no es para menos. Debajo del agua llegas a alcanzar una gran sensación corporal gracias a la flotabilidad y eso es fantástico.

Ya fuera, secos y con ropa de calle, completamos la visita al Acuario y nos gustó mucho. No pudimos leer los cuadernos que nos habían preparado pero sí que utilizamos los peces de plástico para ver y tocar con más detalle y así hacernos mejor a la idea de cómo son esos peces.

Pasamos una buena tarde. El curso que viene, más.

Nuestro agradecimiento al Acuario de Zaragoza por lo bien que nos trataron.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Animación Socio Cultural, Autonomía personal, Deportes, Educación, Experiencias personales y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El grupo de Predeporte buceando en el Acuario de Zaragoza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.