Anabel García Capapey en el Club Braille

Delante de mi hay una ventana. A la orden de Anabel la abro y veo lo que hay al otro lado. Oh!, es la playa, es el mar. La tarde está un poco nublada pero aún así hay un ambiente cálido y a la vez fresco, mis pies cruzan la ventana y sienten la arena suave, una brisa fresca viene del mar como si las olas generasen aire purísimo, paseo sintiéndolo. Cielo, arena, y mar y una grandísima paz. Después Anabel nos dice que volvamos a entrar a través de la ventana por la que hemos salido. Y, 0h!, estoy en una cabaña de madera, pequeña pero acogedora. Hay muy pocos muebles y muchos libros. Subo una escalera y llego hasta una buhardilla pequeñita y totalmente diáfana. Y pienso, ¡qué lugar más hermoso para meditar!!

Después abrimos los ojos y cada cual aporta su experiencia. “El pueblo de la infancia”; “una calle de una gran ciudad”; “una calle empinada”; “un lugar en el Pirineo”; “una montaña muy alta”; y la vuelta. “¡Buf!!, yo no quería entrar”, o, “sí, entraba a la casa de mis abuelos”.

Si en algún lugar existe la magia combinada con la sabiduría y el amor, es en esta señora llamada Anabel García Capapey, que el pasado lunes llenó nuestro pequeño Club Braille de magia y sabiduría, de enseñanza, de que se pueden cruzar las diferentes etapas de nuestra vida sin miedo, como atravesando un ventana mágica, como hacen los amiguitos del colegio, con miedo, pero con ilusión y con la confianza de que estamos todos juntos.

El pequeño mensaje, no es tan pequeño, pues como dijo Anabel, ¡si un cuento te llega al corazón, ¡buau!, y si no te llega ¡es un cuento!

El miedo solo está dentro de nosotros, fuera de ahí no existe.

Y ya sea por pasar un nuevo ciclo en el colegio, o enfrentarte a una entrevista de trabajo o decir no a algo, da miedo, pero recuperando esa frescura infantil del grupo, Anabel nos enseña a buscar nuestros recursos para afrontar los cambios y mirarlos con expectativa e ilusión.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Todo esto y más, aprendimos en el Club Braille. Leímos el cuento en Braille y también disfrutamos de la voz de los lectores y de la mágica atmósfera que aconteció. Gracias también a todos los presentes que asistieron.

A mí me ha hecho mucha ilusión pasar mi propia ventana mágica y me han gustado muchísimo las ilustraciones, tan tiernas, tan sencillas, de Rocío la Pequeña y sobre todo, sobre todo, esa alondra que cobijada en cada página nos hace un guiño igual que se lo hace a los protagonistas. Habrá que coger el libro para descubrirlo. ¡Lo tienes en la biblioteca de la ONCE en tinta y también en Braille! Tambien lo puedes adquirir en la librería Centro.

La presentación de este Club Braille está muy bonita en el siguiente enlace y tenéis a continuación dos enlaces más para saber más de “La ventana mágica”:

https://aventarte.wordpress.com/2016/12/04/la-ventana-en-el-club-braille/

http://blogs.heraldo.es/cosasdeninos/2016/11/24/un-cuento-para-aprender-a-crecer

http://www.librosyliteratura.es/la-ventana-magica-de-anabel-garcia-capapey.html

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Animación Socio Cultural, Biblioteca, Experiencias personales y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Anabel García Capapey en el Club Braille

  1. Anabel García Capapey dijo:

    Como siempre, un placer compartir reflexiones, experiencias y cuentos con El Club Braille. Y esta vez con la ilusión de presentar mi cuento “La ventana mágica”. Muchas gracias por vuestra acogida y un gran abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s