Aula de Naturaleza 2016, Jánovas y Aínsa

Por fin llegó el día. El curso 2016-2017 da comienzo su andadura y todas las actividades complementarias echan a rodar. El taller de juego para pequeños, el taller de tecnología para los también -un poco menos- pequeños, el predeporte, la informática, la natación, el goalball… y el aula de naturaleza.

Durante esta singladura llevaremos a término dos salidas, una en otoño y otra en primavera. Nuestro objetivo es ir sumando vivencias que nos permitan comprender un poco mejor algunas de las cosas que estudiamos en los libros y también acumular experiencias en el medio natural que nos sirvan para entender la historia de nuestro mundo y la compleja actualidad. También nos enfrentamos a cuestiones de autonomía personal como orientarnos, tomar referencias, perder miedos, ganar confianza en nuestras posibilidades, divertirnos cocinando y, sobretodo, compartir tiempo con nuestros amigos, gracias a los cuales todo es mucho más sencillo y acogedor.

El pasado sábado 19 de noviembre teníamos la incertidumbre de la lluvia. La mayor parte de la Península está bajo los efectos de una borrasca atlántica, sin embargo la acertada ventana de buen tiempo prevista por AEMET para la comarca del Sobrarbe, nos invitaba a ser optimistas animándonos a salir y descubrir mundos.

Alberto y David, de Senderos Ordena y de Ojos Pirenáicos conocen bien los recursos de la zona y los saben ajustar a las demandas que les hacemos. Entre todos confeccionamos un programa para pasar el día por el Sobrarbe.

Nuestra idea era conocer de cerca el fenómeno de la despoblación. ¿Por qué pueblos con un gran potencial en agricultura y ganadería se vieron obligados al abandono? Jánovas, con toda la polémica que arrastra desde hace más de sesenta años, es el mejor lugar para saber algo sobre esto. Además allí, a orillas del río Ara, el que viene desde las alturas de Bujaruelo, encontraremos una gran riqueza en fósiles y gracias a ellos haremos un repaso a la orogenia alpina y a los depósitos del Terciario. Comprender la geografía, sus orígenes y su forma actual, nos hace conocedores del porqué nuestro mundo se organiza y administra tal y como lo conocemos hoy en día.

Desde Jánovas, tras las labores propias del avituallamiento y de realizar menesteres como pinches de cocina, nos enfilaremos río Ara arriba hasta desembocar en el caudaloso Cinca en la localidad de Aínsa. Intentaremos conocer lo mejor posible esta magnífica localidad medieval utilizando nuestras habilidades en materia de orientación mediante el uso de mapas en relieve.

Con la mochila llena de deseos, nos citamos a las 7:45 en la furgoneta. Mateo vino el viernes desde Teruel y pernoctó en casa de Dani. Juntos llegaron ellos solos, ¡enhorabuena!, a la Delegación. Al momento apareció Jairo acompañado de su padre y, desafiando al horario, casi fuera de tiempo, hizo lo propio Fátima con su madre. Eduardo, que vive en la Ribagorza oscense, acudiría a Jánovas con su madre. Echaremos de menos a Esther que no ha podido venir por andar cargada de exámenes y al otro Mateo que también se ausentó.

El trayecto dirección Pirineo fue sorprendente. Aprovechamos para realizar una radiografía transversal al plano de Aragón. Describimos el paisaje que íbamos recorriendo, la inmensa llanura de la Depresión del Ebro, los cultivos de cereal, los depósitos sedimentarios de la Era Terciaria. Recordamos los nombres de las localidades que íbamos atravesando, Villanueva de Gállego, Zuera, Almudévar, Huesca. Y por fin cruzamos Guara por Monrepós, su punto débil. Después Arguís, y ya en descenso hacia Serrablo, Sabiñánigo, donde esperaríamos a David y a Yosi, su perro.

Dejamos la deriva Sur-Norte para encaminarnos al Este por la nueva carretera de Fiscal. Por fin, tras dos horas de trayecto, llegamos a las 10:15 a Jánovas. Eduardo y su madre ya estaban esperándonos y traían una sorpresa, unas deliciosas empanadillas de calabaza de las que quitan el hipo. A partir de ese momento daríamos comienzo al recorrido.

Lo primero era ir a por el Puente Colgante sobre el río Ara, un ingenio ligero como solución pontonera para vadear el río. Sus láminas de madera centenaria castigada por los inviernos, las lluvias y los veranos, y la dudosa resistencia del cable que las sustenta, le dan un plus de emoción al cruce de las bravas aguas que circulan bajo nuestros pies. Al otro lado nos espera un depósito de nummulites, pequeños esqueletos de calcita con forma de disco que se confunden entre nuestros dedos con las piedrecitas que los camuflan. Tras esta experiencia arqueologico-geológica, dirigimos nuestros pasos a Jánovas, un símbolo de la sinrazón burocrática, la mala planificación y la codicia empresarial que obligó a abandonar de malas maneras sus casas y modos de vida a toda la población de la zona para poder levantar un embalse que llevara agua a los Monegros y diese electricidad a la España del desarrollo de los años Sesenta. La visita es triste, al igual que lo es la Habanera triste que timbra la Ronda de Boltaña con un símil marinero que la llena de poesía.

La comida, siempre laboriosa, fue nuestro siguiente paso. Como no andábamos sobrados de tiempo puesto que Mateo había de coger un tren que le llevara de regreso a Teruel, no nos entretuvimos con demasiadas florituras. Trocear tomates, picar cebolla y pelar unos huevos duros, serían las tareas a realizar. Una ensalada de pasta junto a las migas a la pastora, que serían de pavo para Fátima, harán los platos de nuestro menú. Y casi con el bocado sin masticar nos fuimos a Aínsa.

El recorrido por sus calles siempre merece la pena. Aunque el Medievo queda muy lejos como para ser vivido, la sobriedad del patio del castillo y sus lóbregas calles empedradas mantienen el tipo de esta Villa, hoy turística en cualquier época del año. Es chulo tocar y sentir la historia en la yema de los dedos.

Llegamos con hora al tren de Mateo y lejos se nos hace la siguiente salida, la de primavera. Albarracín será el destino.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Animación Socio Cultural, Apoyo Psico-Social, Autonomía personal, Educación, Experiencias personales y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Aula de Naturaleza 2016, Jánovas y Aínsa

  1. RIA dijo:

    ¡qué suerte! en la próxima me cuelo en alguna mochila.

  2. Marisa Yzuel dijo:

    Preciosa experiencia,animo y por otra!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s