María Delgado, Final 50m estilo libre, Río 2016

Me pregunto qué debe de pasarte por la cabeza cuando esperas en la fila, en silencio, junto a las otras participantes de una final olímpica. Desde el pasillo que da acceso a la piscina, María espera su turno. Una tras otra, las nadadoras van saliendo, escuchan su nombre y los vítores de la gente que se superponen a los anuncios de megafonía. Sale la nadadora ucraniana, seria, con las gafas puestas, resoplando y con la protecciones nasales colocadas. Inmediatamente detrás de ella va María, sonriente, casi bailando, dándose golpecitos en los muslos de las piernas, como llevando un ritmo, un ritmo acompasado a sus andares desenfadados, segura de sí misma y disfrutando el momento. María agita los brazos, toma aire, quiere subir las pulsaciones antes de echarse a la piscina. Llega a su puesto y casi sin parar suelta la bolsa y en un instante se despoja de la chaqueta de chandal. Con decisión se dirige hacia la banqueta de salida, el petril al que se subirá dentro de nada. Detrás de ella, sale también contenta la nadadora alemana y un poco más seria la británica, ambas con claras opciones de medalla. María se sitúa en su puesto. Da saltitos y agita los brazos, se ajusta las gafas y nueve los hombros. Se sube a su banqueta siguiendo las indicaciones del juez de la prueba. Se inclina para tomar posición de impulso y… la nadadora de la calle seis se lanza al agua adelantándose a todas las demás. Inmediatamente se da cuenta de su error, su cara es un poema pues teme la descalificación. Los jueces anulan la salida. Las demás nadadoras se relajan, rompen la concentración y se bajan de la banqueta. Me puedo imaginar lo malo que debe de saber perder el hilo de la preparación mental a la que te sometes instantes antes de dar comienzo la carrera.

Los jueces permiten a la nadadora de la salida nula volver a incorporarse a la competición. Se repite la liturgia y todas vuelven a sus posiciones de salida. Como si quisieran recuperar el tiempo perdido, los hechos se suceden con rapidez. Suena un silbato y todas toman posiciones de salida. Se inclinan, retrasan una de las piernas para preparar el movimiento de impulso. El silencio en la piscina es espectacular, la salida en falso parece que ha captado la atención de todos los presentes y no se escucha ni a una mosca. Entonces suena un ruido seco y todas las nadadoras salen propulsadas por un mismo resorte, el de la concentración y la fuerza explosiva.

Escudriño la piscina en busca de la calle tres. Todas las nadadoras ya avanzan con la fuerza de sus brazos. María prolonga la inmersión y continúa unos metros más por debajo del agua. No me hago a la idea de cual es su posición hasta que no la veo impulsarse con los brazos. En que asoma por la superficie, sus brazos imprimen un ritmo vigoroso. Enseguida me doy cuenta de que a mitad de piscina va a la par con la nadadora de la calle seis, ambas en tercera posición. Las calles cuatro y cinco dominan la prueba. La británica le saca casi un cuerpo a la alemana que sólo va unos centímetros por delante de María. Al paso de los tres cuartos ya se destaca respecto de su competidora de la calle seis y parece clara su ventaja. Los comentaristas de televisión elevan su tono y vibran con la carrera, nerviosos. Me los imagino puestos en pie desde su posición en la tribuna de prensa de la piscina olímpica y casi por imitación me levanto yo también. Como si me hubiera escuchado, el realizador nos ofrece un plano aéreo de la prueba. Por fin me doy cuenta de la clara ventaja de las tres nadadoras. A diez metros de la meta agito los brazos y empiezo a vocear y a dar saltos celebrando la inminente medalla de bronce, su segunda medalla en estos juegos.

María Delgado Nadal

Medalla de bronce 

Final 50m libres

Río 2016

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Deportes, Experiencias personales, ONCE y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s