Mateo, el autobús y el Galacho

Buenos días, hoy voy a hablaros de una excursión a la que nos llamaron nuestros maestros de la ONCE.

Nos enviaron un correo diciendo que teníamos que ir a Zaragoza para una excursión por el Galacho del río Ebro, que está en el barrio de Juslibol. A los de fuera nos tenía que llevar alguien, pero a mí como no me pudo llevar nadie tuve que ir solo en el autobús desde Teruel a Zaragoza. Al principio me daba un poco de cosa, porque ir solo con tanta gente y tan lejos, aunque bueno tampoco había tanta gente en el autobús, pero sobre todo ir a una ciudad tan grande a la que no estoy acostumbrado pues me parecía un poco lanzarme en paracaídas. Fue un viaje largo, fueron tres horas aunque en realidad fue una de sueño. Me pareció una verdadera aventura, porque nunca había viajado solo y descubrí que no estaba nada mal, que no era para tanto. Además, el autobús faltando muy poco para llegar a Zaragoza se estropeó, y no podía hacer nada el conductor. Intentó varias cosas, porque nos había pasado una vez anterior pero nada; se quedó ahí quieto en el arcén de autovía. Yo pensé que ahí me quedaba yo también, o que no podría ir a la actividad, eso me dio a la vez un poco de miedo y un poco de tristeza. Pero menos mal que el conductor llamó a tráfico y nos vino a buscar otro autobús de repuesto a buscarnos para llevarnos a mí y a los demás viajeros hasta Zaragoza. Cuando nos dejó en la estación, estuve un poco perdido, porque como no me había traído el bastón no me podía mover por allí. Esperé junto a una columna y me recogió Manolo, mi TR, para irnos al barrio.

El sendero está lleno de barro

Llegamos a Juslibol y allí estaban todos con dos monitores de la excursión. Nos presentamos y fuimos a conocer aquel lugar. La verdad es que estuvo muy bien, vimos huellas de los animales, plantas muy raras, algún sonido de pájaro, una gravera junto al río y andamos bastante rato. La comida también, con muchísimo frío pero muy bien. Yo creía que íbamos a estar más cerca de la ONCE o algo así, pero no, fuimos al bosque, no sé si me explico.

Y esto es todo, espero repetirlo, pero mi experiencia del autobús estropeado no, me gustaría llegar un poco más puntual; la de la excursión sí, tantas veces como quieran nuestros maestros.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Autonomía personal, Educación, Experiencias personales y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Mateo, el autobús y el Galacho

  1. RIA dijo:

    Vaya tu experiencia fue doble, seguro que ésta no se te olvidará nunca. Me alegro sigas con ánimo, un saludo y a seguir así de positivo.
    Estáis dando un ejemplo a los adultos, participáis todos en el blog y además muy bien.

  2. Pilar Domper dijo:

    Ja,ja,ja,….Mateo, eres único, la próxima vez prueba a venir en tren.. que seguro puede ser otra aventura, eso si no te toca empujar al tren !!! Una cosa importantísima, comprueba que llevas el bastón antes de salir de casa.
    Un saludo a todo el grupo.
    Pilar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s