Aula de Naturaleza, Galacho de Juslibol

El sábado 21 de noviembre hizo un día de perros, de esos en los que fomentar la afición por cualquier actividad que se realice fuera del calor de casa, es una tarea casi imposible sobre todo si es en el campo y hace frío, viento y llueve de vez en cuando. Pero no fue así. Ese día nos aliamos con los elementos adversos y dimos comienzo a la segunda Aula de Naturaleza que realizan estudiantes de Educación Secundaria Obligatoria con discapacidad visual.

Fátima, Eduardo, Mateo O, Mateo R, Daniel y Jairo, se lanzaron a conocer los pormenores del Galacho de Juslibol, un paraje natural de incalculable valor medioambiental que tenemos la suerte de disfrutar los Zaragozanos por su proximidad a la ciudad.

A través de una actividad trimestral pretendemos acercarnos a la naturaleza para tener experiencia directa con ella y de este modo conocer en primera persona, conceptos y fenómenos que nos rodean cada día, pero que la discapacidad visual nos dificulta tomar conciencia de ellos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Cómo es un chopo?; ¿En qué se diferencia un árbol de un arbusto?; ¿Qué hace diferente a un suelo de otro?; ¿Cómo huele el otoño?; ¿Qué suena en un bosque atlántico?; ¿Qué es la orogenia alpina?; ¿Qué vida hay en el cauce medio de un río?; ¿Qué es un tallo leñoso?… Hay innumerables conceptos que se repiten durante las clases de Ciencias Naturales y también en las de Ciencias Sociales, en Biología, Geología, Geografía… que se escapan a nuestro entendimiento, sobre todo si nunca o casi nunca hemos reparado en ellos cuando los hemos tenido delante y no los hemos “visto”. Así pues nos damos cuenta a lo largo de cada jornada escolar de que hay muchas situaciones que se escapan a nuestras experiencias previas. La experiencia directa con la realidad es el primer requisito para que lo que vamos aprendiendo tenga sentido. Comprendemos para poder aprender porque podemos imaginarnos las situaciones, y las imaginamos porque las hemos vivido anteriormente.

A lo largo de una actividad trimestral intentaremos hacer accesible la naturaleza para llegar a disfrutar con ella, aprendiendo, y así después cuándo estemos sentados en el pupitre podamos decir, “Ah sí, ahora lo puedo imaginar”.

Este Aula de Naturaleza, como ya hicimos en la ocasión anterior, no la planteamos como una clase magistral ni como un parque temático de aventura. Los chavales aprenderán a estar en el medio natural desarrollando habilidades y destrezas que les hagan tomar contacto con el medio para identificar y comprender esos conceptos que se dan en la escuela.

Eduardo madrugó desde la comarca de la Ribagorza en Huesca, Mateo R hizo lo mismo desde Sarrión en Teruel y los demás los esperamos en el barrio del ACTUR. Allí nos presentamos a Alberto, nuestro guía de Senderos Ordesa, especialista en interpretar las señales de la naturaleza y en transmitirlas a los que queremos disfrutar y aprender de ellas.

Cuando estuvimos todos reunidos, Vicky, de la Sección de Medioambiente del Ayuntamiento de Zaragoza, nos abrió los accesos y el Centro de interpretación del Galacho. Allí hay una maqueta que pudimos tocar todo lo que necesitamos, y hasta simular las inundaciones que provocan las crecidas del Ebro. Vimos calaveras de tejón y de jabalí, nidos de pájaro carpintero y de pájaro moscón. Escuchamos garzas reales y garcetas. Preparamos una ensalada de pasta con todos los ingredientes y sólo se nos cayó al suelo un huevo duro. En nuestro calzado nos llevamos varios kilos de barro y en los huesos un poco de destemple, pero nada impidió que pasásemos un fantástico sábado.

En primavera, la próxima.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Autonomía personal, Educación, Experiencias personales y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Aula de Naturaleza, Galacho de Juslibol

  1. Pilar Domper dijo:

    Hola Chic@s, enhorabuena por la enriquecedora experiencia, aún a pesar de la adversidad climatológica.
    Ya que destacáis en la publicación los orígenes de Eduardo ( Huesca) y de Mateo (Teruel), me ha sugerido, que los dos territorios tienen algo muy en común y en lo cual, tanto Graus, como Sarrión, son un gran referente a nivel regional y nacional, hablo del cultivo y recogida de la trufa. La identificación y recogida de las trufas con los perros adiestrados, su proceso,…así como la elaboración de menús con este producto, tanto en Graus, como en Sarrión, pueden ser posibilidades de conocer este producto tan apreciado y que da un valor añadido a estos territorios y que se realiza en plena naturaleza.
    Sirva para que podáis valorar dicha propuesta para el periodo de recogida en febrero………….
    Un saludo a todo el grupo.

    Pilar Domper

  2. RIA dijo:

    Bueno la próxima vez, dentro de las mochilas habrá que llevar un termo con un ” caldico”, para calentar el ánimo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s