Café a las ONCE

Por Irene Castro

Ya un añito afiliada a la ONCE y muchos cafés compartidos; pronto llegará el último de la temporada y aquí os dejo algunos motivos para no perderos estas “reuniones”:

El primero: Buenísima compañía, conversaciones trascendentales, y otras no tanto jeje, terapia de risa (incluso dejamos contar chistes malos, ¿eh?).

Segundo: Quién va a decir no a un cafelito o té caliente, a una cervecita y a tartas caseras o tapitas varias. Hacemos turismo gastronómico.

Tercero: Salir de casa un buen rato para airearnos. Eso de encerrarse en casa es malísimo para la salud, nos atontamos en el sofá.

Vamos, en resumidas cuentas, juntarnos y pasar un buen rato con compañeros que nos escuchan y entienden, olvidar las penas y sonreírle a la vida por los pequeños placeres, como el poder seguir disfrutando de estos “Cafés a las Once”.

Aimada tertulia de los participantes

Y termino con un especial agradecimiento a Carmen, que nos anima, escucha y aguanta estoicamente; la que desde el primer día me animó a acudir a esta actividad, a la que siempre que pueda seguiré asistiendo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Animación Socio Cultural, Experiencias personales. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s